Noticias

Novedades
 • General
Noticias
 • Resumen
 • Agropecuarias
 • Económicas
 • Interés General
»  Noticias • Versión ampliada
Imprimir noticia Enviar noticia por mail
[Volver]
22/09/2017 | la Voz del Interior
Cómo es el análisis para detectar residuos de agroquímicos en cultivos
JLA, en General Cabrera, es el único laboratorio en el país reconocido para realizar análisis integrales y detectar la presencia de químicos en los cultivos. Sus informes son vinculantes para el Senasa.

 

La seguridad alimentaria se ha convertido en una cuestión de Estado y la producción agrícola está bajo la lupa. En este escenario, con mínimas tolerancias, los eslabones que integran la cadena de producción agroalimentaria se esfuerzan para garantizar la inocuidad de los alimentos que llegan al consumidor. Y encuentran en la investigación con sustento científico los fundamentos para ratificar su rumbo.

Esta semana, por ejemplo, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (Efsa) emitió un informe en el que desmitificó otro supuesto mal que se le imputa al glifosato: la alteración endocrina. La novedad se conoció a través de la divulgación de un reporte de Farming UK, que traduce y resume un dictamen elaborado por la autoridad europea.

Sucede que la seguridad alimentaria requiere que los alimentos estén libres de residuos de agroquímicos, o con los límites tolerables. Ante esta exigencia, los análisis de laboratorio son el principal sostén que tienen las empresas agroexportadoras para confirmar que lo que comercializan es seguro. Sus conclusiones también son determinantes para saber si los agroquímicos que se utilizan en la producción no dejan residuos en los alimentos.

Un sensor en Córdoba

“Hoy el tema de residuos está en el tapete. Pero está claro que se necesita de los agroquímicos para que la semilla exprese todo su potencial de rendimiento”, aclara ante Agrovoz Roberto Sandrini, presidente del laboratorio JLA, el primero y único en el país reconocido para ofrecer de manera integral las fases a campo y analítica para el estudio de residuos de agroquímicos en cultivos.

Ubicada en General Cabrera, la empresa que comenzó como certificadora de exportaciones de maní, hoy cuenta con 102 empleados, la infraestructura y la logística que requieren las Buenas Prácticas de Laboratorio (BPL) y el cumplimiento con las exigencias del Senasa para la aprobación de un producto químico.

Si bien la Organización de Cooperación para el Desarrollo Económico (Ocde) asegura que los agroquímicos son necesarios para aumentar la producción de los alimentos, también señala que sus riesgos deben ser minimizados. Debido a ello, la organización libró una directiva para que los países miembros que registren agroquímicos –entre ellos Argentina– lo hagan a través de organizaciones que cumplan con las BPL. El objetivo es comprobar que la dosis estipulada por el fabricante del agroquímico, para un control eficiente a campo, no genere residuos en el cultivo.

Los principios de BPL fueron desarrollados por la Ocde para promover la calidad y la validez de los datos de pruebas utilizadas para determinar la seguridad de compuestos y de agroquímicos.

A campo y en microscopio

El servicio integral que presta el laboratorio cordobés consiste en sembrar las parcelas a campo en tres lugares del país con diferentes condiciones agroclimáticas durante dos campañas. Allí su prueba el producto químico en las dosis recomendadas por su creador. Las muestras son cosechadas por personal calificado y remitidas al laboratorio para su procesamiento, a 20 grados centígrados bajo cero de temperatura. A partir de los resultados obtenidos, es el Senasa la autoridad que da el visto bueno para el registro del producto en ese cultivo.

En la búsqueda de residuos, Sandrini aclara sobre la necesidad de hacer el análisis a campo y analítico del producto para cada cultivo. “A veces ocurre que hay un producto comercial con una determinada dosis aprobado para la soja, pero que no es lo mismo aplicar en maíz, ya que la planta lo puede metabolizar de manera diferente”, sostuvo el bioquímico.

Manejo y tecnología

Sobre una superficie de 112 metros cuadrados, las parcelas para llevar a cabo la determinación de las muestras a campo tienen un manejo igual al que recibiría un cultivo comercial. “No se pueden utilizar productos de la misma familia del que está ensayando en la búsqueda de residuos. Por ejemplo, si se está evaluando una piretrina, hay que utilizar un fosforado para el control de algún insecto en la parcela, a los fines de no alterar el resultado”, explicó Ricardo Pedelini, asesor externo del laboratorio en las fases a campo de los análisis. Pedelini acumula una amplia trayectoria en la región del departamento Juárez Celman, donde fue jefe del Inta General Deheza, y en el cultivo de maní.

Desde 2013, el laboratorio viene realizando en sus instalaciones las fases analíticas del proceso. Para ello cuenta con cromatógrafos líquidos que en la actualidad son tope de gama de las marcas Waters Xevo TQD y Gama de Siex QTRAP 6500; lo último a nivel mundial. “Se trata de tecnología adecuada a las exigencias del registrador, que brindan la máxima flexibilidad operativa para el análisis de residuos químicos en distintas matrices ambientales y alimenticias”, precisó Iván Cabanillas, doctor en química y codirector técnico del laboratorio.

En aquellos productos que están prohibidos, como por ejemplo los fosforados, la normativa del Senasa indica que, para su detección en alimentos, hay que ir al límite de la tecnología. “Para ir a ese límite se debe tener la mejor tecnología”, puntualizó Sandrini.

Desde esa fecha, la empresa ya lleva realizados más de 40 análisis de productos, cuya fase a campo fueron ejecutadas por otras empresas acreditadas. En especial insecticidas y fungicidas para cultivos como maní, soja, durazno, ciruela y poroto.

En 2016, JLA incorporó la fase a campo dentro de las BPL y durante este año transita la segunda campaña con el desarrollo de los cultivos en tres zonas diferentes del país.

Alejandro Rollán

[Volver]

 
25 de mayo 2261 (3000) Santa Fe Argentina - (0342) 4561700 - aviglianoyciasrl@aviglianoycia.com.ar
Avigliano y Cía. S.R.L. © 2013 • Todos los derechos reservados • Desarrollado por LOARTEC